Adoro te devote

June 3, 2018

 

Adoro te devote
Letra: Santo Tomás de Aquino

Música: Anónimo
Adaptación y producción : Fundación Canto Católico

 

Este hermoso poema fue compuesto por santo Tomás de Aquino en el siglo XIII a petición del Papa Urbano IV para la solemnidad del Corpus Christi. Contiene siete estrofas que hablan del misterio de la Eucaristía: Jesús, verdadero Dios y verdadero Hombre, se da como alimento en el pan y en el vino. Los sentidos no lo saben. Sólo la Fe lo puede percibir. Desconocemos cuándo fue musicalizado; permanecerá en el anonimato la identidad del compositor que le regaló a la Iglesia uno de los cantos más importantes de su tradición litúrgica.

 

El proyecto de hacer un arreglo que conserve el espíritu original de la canción, pero que a la vez sea capaz de revitalizarla en el contexto del siglo XXI, supuso un gran desafío. Para llevarlo a cabo con éxito, nos pareció imprescindible conservar intacta la melodía original. De este modo, cualquiera que conozca de antemano este canto sabrá reconocer inalterado el inconfundible trazo maestro que ha resonado durante siglos en los templos del catolicismo.

 

Una de las decisiones más importantes fue la de proponer una nueva armonización de la melodía. En cierto modo, armonizarla implicaría ya cierta traición a la composición original, pues canto gregoriano fue compuesto para ser cantado al unísono y a capella, es decir, sin acordes. Sin embargo, siguiendo el consejo del Señor, hemos intentado "sacar del cajón cosas viejas y cosas nuevas" (Mt 13, 52), cuidando velar por la continuidad con el pasado, sin desconocer la novedad de nuestro tiempo. El primer aspecto está representado por el uso del latín, lengua en que fue compuesto el poema, y por el uso del órgano, instrumento tradicional de la liturgia romana. El segundo aspecto está representado por la incorporación de la guitarra, instrumento que fue admitido en la liturgia hace menos de un siglo, por el uso del ensamble de cuerdas, y por la técnica vocal de los cantantes, que es más bien popular.

 

También la armonía recoge ambos aspectos. Las tres primeras exposiciones del tema son acompañadas por acordes propios del clasicismo. La cuarta exposición, en cambio, recurre a una técnica más moderna: la melodía transita por las tensiones del acorde, produciéndose una sonoridad más cercana a lo modal. Ya desgastada la melodía tras cuatro exposiciones, se recurre a un cambio de tono mediante un puente modulante, basado en el último gesto de la melodía y del poema: te diligere, "que te ame". Este contrapunto remata en un intervalo triunfante que ejecutan los solistas, acompañado de la entrada del coro en la nueva tonalidad. La modulación es un elemento moderno, que ayuda a la sensibilidad contemporánea a mantener la atención, en contraste con la sensibilidad monacal, que no requiere de modificaciones exteriores para guiar la concentración hacia la riqueza oculta de las cosas simples. 

 

La quinta exposición es además adornada por un contrapunto de dos contra uno: el órgano ejecuta dos corcheas por cada negra del coral. Con ello, se constituyen dos capas rítmicas, que producen en el oído una sensación de velocidad y grandiosidad. Esto no es contemporáneo: es propio del renacimiento y del barroco, llegando a su cumbre en la inspirada pluma de Bach. 

 

La sexta exposición, instalada ya en la nueva tonalidad, exhibe una conformación instrumental totalmente nueva: la melodía se sostiene sólo sobre las cuerdas. A su vez, la armonía profundiza la modernidad inaugurada por la cuarta exposición. La primera mitad de la propuesta consiste en un pedal, sobre el cual desfilan acordes tensos y coloridos, que dan el último refresco armónico del arreglo. La segunda mitad reitera el patrón gradual descendente de la cuarta exposición. 

 

L