Oración de san Francisco de Asís

January 9, 2018

 

 

Oración de san Francisco de Asís | Oración simple | Un regalo para el Papa Francisco
Letra: Oración Simple de San Francisco de Asís

Música: Sebastian TempleAdaptación de Canto Católico
Adaptación y producción : Fundación Canto Católico

 

El anuncio de la venida del Papa Francisco a nuestro país ha tocado el corazón de la fundación Canto Católico. Desde que se dio a conocer, hemos reflexionado seriamente acerca del modo en que nosotros podríamos significar un aporte dentro de este maravilloso acontecimiento. Uno de los modos concretos que encontramos fue la elaboración de un regalo para el Papa, que permitiese preparar el espíritu para su visita a Chile. Fue así como surgió la idea de grabar esta canción, la cual está basada en la universalmente conocida Oración Simple de san Francisco de Asís, bella composición que transmite el espíritu franciscano escogido por el Papa Francisco para su pontificado.

 

A pesar de que algunos veníamos escuchando esta canción desde hace algún tiempo, nos fuimos dando cuenta de que era relativamente desconocida. Nos llamó la atención que nos fuese imposible encontrar en la web una versión oficial. Muy por el contrario, encontramos versiones muy diferentes entre sí, situación que nos llevó a preguntarnos acerca del origen de esta canción. Nuestra investigación desembocó en un compositor sudafricano llamado Sebastian Temple (1928–1997), quien en 1967 grabó un disco de música litúrgica folk llamado “Happy the man”, un compilado de canciones sobre san Francisco de Asís. Entre ellas, destaca “Make me a channel of your peace”, canción que se hizo célebre en 1997 cuando fue interpretada por el coro de la abadía de Westminster durante los funerales de la princesa Diana de Gales.

 

Esto nos ayudó a entender las particularidades de las versiones en español, que al adaptar el original en inglés, se sintieron en necesidad de agregar una mayor complejidad rítmica y a modificar incluso la cantidad de compases de la canción. Frente a esto, y considerando la ausencia de alguna versión de referencia en lengua castellana, optamos por proponer una nueva adaptación, tratando de ser fieles a la intencionalidad musical ideada por Sebastian Temple. Entre otras cosas, esto nos llevó a rescatar la trayectoria de las melodías, especialmente la del último verso del coro, que en la versión de 1967 finaliza ascendiendo hasta la sensible, como dejando abierto el movimiento hacia el cielo infinito.

 

El arreglo busca poner al oyente en contacto con la trascendencia de Dios. Para eso, en la introducción y en el final de la canción utiliza acordes que mantienen la misma fundamental, creando un efecto de pedal que mueve al alma hacia lo eterno, en contraste con lo temporal. Posteriormente, la canción es presentada de modo sencillo y transparente, sin maquillajes. El mensaje de San Francisco brota en el registro femenino, pasando luego al masculino, y desembocando finalmente en un coro homofónico que recita vibrante, pero con templanza, las palabras: “Oh Maestro, que no me empeñe tanto… en ser amado sino en amar”.

 

Luego de eso, la canción toma aires latinoamericanos. La presencia de Dios en su pueblo es uno de los rasgos más característicos de la predicación del Papa Francisco. Esta presencia se hace patente en la expresión artística del pueblo y sus raíces prehispánicas, expresión que en este caso consiste en un ritmo de inspiración andina, acompañado de charango, bombo y flautas haciendo figuras propias de las quenas. Esta fusión musical es un reflejo de la identid